BIENVENIDOS

Este blog tiene como propósito compartir con mis alumnos y amigos ideas y artículos relacionadas con el mundo de la Religión, la Psicología, la Filosofía y la Educación.

domingo, 7 de octubre de 2018

Seminario Bíblico: Apocalipsis, Revelación de Jesucristo.

Seminario Bíblico: Apocalipsis, Revelación de Jesucristo.

Finalmente, Jesús triunfa...

Están todos y todas cordialmente invitados(as).







jueves, 20 de septiembre de 2018

Sópater, un bereano de corazón



Sópater, un bereano de corazón[1]



Existen en las Sagradas Escrituras personajes de los cuales, en ocasiones, solo se menciona su nombre. Pero, siendo fieles al propósito de la Biblia que es nuestra enseñanza, detrás de aquellos nombres hay historias las cuales se nos desafía a conocer. Entre aquellos personajes se encuentra Sópater.
Sópater, también conocido como Sosípater (Hechos 20: 4; cf. Romanos 16: 21), hijo de Pirro (cf. DHH)[2], fue un cristiano notable. Solo es mencionado aquí en el Nuevo Testamento de las Sagradas Escrituras. Allí se indica que Sópater era de Berea y que acompañaba junto a otros notables de la iglesia primitiva al apóstol Pablo de regreso de su tercer viaje misionero con los aportes de las iglesias de Grecia, Macedonia y Asia para los necesitados hermanos de Jerusalén.

Conozcamos mejor a Sópater
¿Quién era Sópater para que merezca nuestra admiración? Dice el refrán popular: “Dime con quién andas y te diré quién eres”. Para conocer mejor a Sópater, debemos conocer con quiénes se reunía.
El médico e historiador Lucas, nos dice que los judíos de Berea “eran de sentimientos más nobles” que los tesalonicenses (Hechos 17: 11, NVI). Los bereanos tenían ciertos hábitos espirituales que le permitieron quedar en el salón de la fama bíblica. Estos mismos hábitos los tenía uno de sus paisanos, el hermano Sópater. Veamos de qué se trata.
1.    Había en Berea una sinagoga judía. Sópater y los judíos de Berea, tal como los de Tesalónica, tenían la costumbre de reunirse cada sábado a estudiar los sagrados escritos (cf. Hechos 17: 2, 10). Pablo aprovechó esta buena costumbre para visitarles y demostrarles “por medio de las Escrituras” (tal como lo había hecho con los judíos de Tesalónica) “que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo” (cf. Hechos 17: 3, RVR60). Entre esos judíos piadosos estaba Sópater. Seguían el consejo paulino de no dejar de congregarse (cf. Hebreos 10: 25).
2.    Sópater y sus hermanos bereanos recibieron la palabra de los apóstoles con “toda solicitud” (Hechos 17: 11, RVR60). Otras versiones vierten así la actitud de los judíos de Berea hacia el mensaje evangélico: “escucharon muy contentos las buenas noticias acerca de Jesús” (TLA); “recibieron la palabra con mucha atención” (RVC); “recibieron el mensaje con toda avidez” (NVI); “escucharon con entusiasmo el mensaje de Pablo” (NTV); “de buena gana recibieron el mensaje” (DHH).
Sobre su propio encuentro con la Palabra de Dios, se dice, por ejemplo, de los profetas: “¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! ¡Son más dulces que la miel en mis labios!” (Salmos 119: 103, RVC). “Fueron halladas tus palabras y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón” (Jeremías 15: 16, RVR60). “Yo abrí la boca, y me hizo comer el pergamino, y me dijo: Hijo de hombre, aliméntate, llena tus entrañas con este pergamino que te doy. Yo lo comí, y su sabor en mi boca fue más dulce que la miel” (Ezequiel 3: 2, 3, RVC).
El contacto con la Palabra de Dios no puede menos que producir gozo y alegría de corazón.
3.    Los bereanos y, entre ellos, Sópater, no solo estudiaban, sino que escudriñaban las Escrituras. La pluma inspirada nos recuerda: “En Berea Pablo encontró judíos que estaban dispuestos a investigar las verdades que enseñaba […] Estaban dispuestos a investigar la verdad de la doctrina presentada por los apóstoles”.[3] Los bereanos consideraban muy profundamente las palabras de Jesús cuando dijo: “Escudriñad las Escrituras […] Ellas son las que dan testimonio de mí” (Juan 5: 39, RVR60). “¿Cómo investigaremos las Escrituras con el fin de entender lo que enseñan? –preguntaba la sierva del Señor-. Debemos abordar la investigación de la Palabra de Dios –respondía- con un corazón contrito, un espíritu de oración y dispuesto a ser enseñado”.[4]
Cualquiera que tome las Escrituras para estudiarla debe hacerlo con un profundo espíritu de investigación. Dice el profeta: “Estudien el libro de Dios; lean lo que allí dice” (Isaías 34:16, TLA). Sópater y sus hermanos bereanos sabían muy bien que, a fin de recibir el máximo provecho, es necesario que el estudio de la Palabra de Dios sea realizado con meticulosidad y diligencia. Debe haber cierto orden, pulcritud y prolijidad en el ejercicio diario de escudriñar la Biblia. Así como en todo orden de cosas, en los quehaceres personales, laborales, académicos y familiares, es preciso tener diligencia, esta buena virtud se hace mucho más necesaria e indispensable cuando se trata de enfrentarse a las sagradas páginas de las Escrituras.
En los tiempos del Nuevo Testamento, el apóstol Pablo aconsejaba a Timoteo a ser diligente en la sagrada obra de usar y predicar la Palabra de verdad: “Haz todo lo posible por ganarte la aprobación de Dios. Así, Dios te aprobará como un trabajador que no tiene de qué avergonzarse, y que enseña correctamente el mensaje verdadero” (2 Timoteo 2: 15, TLA). Y el anciano Pedro nos recuerda cómo “los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación” (1 Pedro 1: 10, RVR60).
Ser diligentes en el estudio bíblico personal es lo que marcará una notable diferencia entre el estudio provechoso, abarcante y nutritivo, que nos llevará a nuevas cimas y a encontrar nuevos tesoros, espiritualmente hablando, o, por el contrario, el estudio pobre e inconsistente que no conduzca a ningún puerto, que resulte ser una empresa completamente infructífera y que no nos cause satisfacción alguna. Si hay un hábito cristiano o una disciplina espiritual que requiere diligencia y solicitud es el estudio de la Palabra de Dios. No debemos dejar de lado en este respecto, el consejo oportuno y la amonestación del espíritu de profecía cuando dice: “La enseñanza más valiosa de la Biblia no se obtiene por medio de un estudio ocasional o aislado… Muchos de sus tesoros están lejos de la superficie, y sólo pueden ser obtenidos por medio de una investigación diligente y de un esfuerzo continuo”.[5] “El estudio de la Biblia requiere nuestro más diligente esfuerzo y nuestra más perseverante meditación. Con el mismo afán y la misma persistencia con que el minero excava la tierra en busca del tesoro, deberíamos buscar nosotros el tesoro de la Palabra de Dios”. [6]
En los primeros años del naciente cristianismo, los creyentes de Berea “todos los días leían la Biblia para ver si todo lo que les enseñaban era cierto” (Hechos 17: 11, TLA). Y nosotros, que vivimos en los últimos días de la historia de este mundo, tal como si quisiéramos obtener de las minas sus ricas vetas de metales ocultos bajo su superficie, también debemos escarbar de modo que hallemos el precioso depósito en las Santas Escrituras pues contienen los tesoros de verdad que sólo se revelan a quien los busca con fervor, persistencia y devoción.
4.    Sópater y los judíos bereanos estudiaban las Escrituras personalmente. En todo orden de cosas, el estudio de las Sagradas Escrituras es un asunto de índole personal. Nadie puede estudiar la Biblia por otro, ni nadie puede, en realidad, descubrir las mismas lecciones que otro, ni tampoco puede beneficiarse del estudio realizado de manera particular por otros. La verdad no puede ser estudiada ni descubierta si dejamos que otros realicen el trabajo investigativo por nosotros. Nadie puede ni debe pensar por otros, ni deberíamos permitir que nadie piense por nosotros. Independiente de quien se trate o de cuan encumbrado sea su puesto a la vista de los hombres, nadie puede reemplazar en lo más mínimo la investigación bíblica personal.
Sópater entendía que el estudio bíblico de verdadero significado es el que se realiza de manera personal, a solas con las Escrituras y con Dios. Todos somos, de una u otra manera, responsables de nuestros propios descubrimientos que desenterramos de las ricas vetas de la Sagrada Palabra. Todos y cada uno hemos sido llamados a ser diligentes estudiosos de las Escrituras y nada puede reemplazar el valor del estudio bíblico efectuado por cada creyente en forma individual, en soledad, frente a las páginas sagradas. Las verdades de la Biblia, con toda su riqueza y hermosura, el conocimiento divino que nos proporciona, la autoridad de sus declaraciones, la bendición de su lectura y meditación, podrán ser apreciadas únicamente si las buscamos en forma sincera y ardiente mediante el estudio personal.
En cuanto a esto, el Señor, a través de la inspiración dada a Elena G. de White, nos exhorta y amonesta diciendo: “Cada uno debe escudriñar la Biblia por su cuenta, de rodillas, delante de Dios, con el corazón humilde y susceptible de ser enseñado como el de un niño”.[7] “No debemos aceptar el testimonio de ningún hombre en cuanto a lo que enseñan las Escrituras, sino que debemos estudiar las palabras de Dios por nosotros mismos. Si dejamos que otros piensen por nosotros, nuestra energía quedará mutilada y nuestras aptitudes serán ilimitadas”.[8]
5.    Sópater y los creyentes bereanos “investigaban diariamente los relatos inspirados”.[9] Los cristianos de Berea no se conformaban con leer y escuchar públicamente las Escrituras el día sábado en la sinagoga, sino que cada día indagaban en los escritos sagrados. El estudio personal de las Sagradas Escrituras es un asunto de todos los días. Tal como el alimento que da vigor a nuestro cuerpo es consumido diariamente, nuestra vida espiritual necesita ser alimentada cada día por el rico alimento espiritual de la Palabra de Dios. El consejo de Dios al gran libertador Josué a las puertas de la conquista de Canaán fue: “Nunca dejes de leer el libro de la Ley; estúdialo de día y de noche, y ponlo en práctica, para que tengas éxito en todo lo que hagas”  (Josué 1:8, TLA).
Además de Josué, los salmistas cantaban y meditaban día a día en la Palabra y en las obras de Dios (Salmos 1:2; 119:97) y también el gobernador Nehemías, mientras dirigía la reconstrucción de los muros de Jerusalén (Nehemías 8:18), los fieles conversos de Berea que creyeron a la predicación de Pablo en los días de la naciente iglesia cristiana, todos ellos y muchos más repartidos a lo largo de la historia sagrada y secular, comprendieron muy bien, y sin exagerar, la necesidad, la importancia y el alcance del estudio personal y diario de la Palabra de Dios. “Día tras día –se dice de los bereanos- escudriñaban las Escrituras para ver si era cierto lo que se les decía” (Hechos 17:11, DHH).
En relación al hábito de lectura y estudio diario y continuo de las Escrituras, Elena G. de White escribió: “Debe leerse la Biblia cada día […] El estudio diario de las preciosas palabras de vida halladas en la Biblia fortalece el intelecto y nos permiten conocer las obras grandiosas y gloriosas de Dios en la naturaleza”.[10]  “Cada día debéis aprender algo nuevo de las Escrituras… Si lo hacéis, hallaréis nuevas glorias en la Palabra de Dios; sentiréis que habréis recibido luz nueva y preciosa sobre asuntos relacionados con la verdad, y las Escrituras recibirán constantemente nuevo valor en vuestra estima”.[11]
En la experiencia espiritual de Sópater y de los hermanos de Berea, así como de todo aquel que aplica su corazón al estudio diario de las Palabras de Dios, se cumple lo dicho por el salmista: “Dios bendice a quienes aman su palabra y alegres la estudian día y noche” (Salmos 1: 2, TLA).
6.    Sópater y los conversos de Berea comparaban la Escritura con la Escritura. Ellos indagaban con el propósito de saber “si estas cosas eran así” (Hechos 17: 11, RVR60). Ellos usaban el método de la Biblia como su propio intérprete. “Al comparar escritura con escritura, los ángeles celestiales estaban junto a ellos iluminando sus mentes e impresionando sus corazones”.[12] De igual manera: “Los que buscan sinceramente la verdad harán una investigación cuidadosa, a la luz de la Palabra de Dios, de las doctrinas que se les presentan”.[13]
Entre los principios básicos de estudio e interpretación de las Escrituras se encuentra el reconocer que la Biblia es su propio intérprete. Nuestras ideas preconcebidas acerca de alguna temática de las Escrituras deben ser dejadas de lado al acercarnos con corazón sincero a la Palabra de Dios. Todo prejuicio e interpretación privada, todo comentario personal o las opiniones de los comentadores bíblicos o seculares no debería ser considerada como superior o en reemplazo de la voz de Dios. Ni la razón, ni las tradiciones eclesiásticas, ni ningún veredicto humano puede considerarse como normativo por sobre la norma bíblica. La verdad bíblica debe imponerse por sobre las especulaciones humanas.
Si bien Dios nos ha dado a todos las facultades del pensamiento y del razonamiento, tenemos la tendencia, como humanos mortales e imperfectos, a equivocarnos o a confiar demasiado en nuestra propia opinión. La Biblia y la Biblia sola deber ser su propio expositor.
El reconocimiento del principio de la Sola Scriptura fue el impulsor de la Reforma Protestante. A propósito, Martín Lutero escribe: “No hay otro intérprete de la Palabra de Dios que el autor de esa Palabra”. Juan Wiclef, por su parte, enseñó que “la Biblia es no sólo una revelación perfecta de la voluntad de Dios, sino que el Espíritu Santo es su único intérprete, y que todo hombre, por medio del estudio de sus enseñanzas, debe conocer por sí mismo sus deberes”. Ulrico Zuinglio, otra luciente estrella de la Reforma, afirmó: “Las Escrituras vienen de Dios, no del hombre, y ese mismo Dios que brilla en ellas te hará entender que las palabras provienen de Dios. La Palabra de Dios… brilla, se explica a sí misma, se autodescubre e ilumina el alma con toda salvación y gracia”. Por su parte, Elena G. de White, refiriéndose a este mismo principio, declaró: “La evidencia de la Palabra de Dios se halla en la Palabra misma. La Escritura es la clave que abre la Escritura”.[14]  “La Biblia es su propio intérprete. Debe compararse texto con texto. El estudiante debería aprender a considerar la Biblia como un todo y a ver la relación que existe entre sus partes […] Cada evangelio es un complemento de los demás; cada profecía una explicación de la otra; cada verdad, el desarrollo de otra verdad”.[15]
7.    Sópater y los conversos bereanos estudiaban las Escrituras con un enfoque cristocéntrico. “Estudiaban la Biblia, no por curiosidad, sino para aprender lo que se había escrito concerniente al Mesías prometido”.[16] Este mismo principio estaba presente de manera significativa en las enseñanzas del apóstol Pablo. El anciano portavoz de la fe cristiana estaba convencido de que Jesús era el Cristo, el tan ansiado Mesías anunciado una y otra por todos los profetas. En la sinagoga de Tesalónica como en la de Berea Pablo, “basándose en las Escrituras, les explicaba y demostraba que era necesario que el Mesías padeciera y resucitara” (Hechos 17: 2, 3, NVI). En otro momento, reunido con los dirigentes judíos en su casa-prisión en Roma, “desde la mañana hasta la tarde, Pablo les habló del reino de Dios. Trataba de convencerlos acerca de Jesús, por medio de la ley de Moisés y los escritos de los profetas” (Hechos 28: 23, DHH). De esta manera, Pablo hizo de Jesús el personaje central y el eje focal de su predicación. A los conversos de Corinto les señalaba: “Decidí hablarles sólo de Cristo, y principalmente de su muerte en la cruz” (1 Corintios 2: 2, TLA).
Otra actitud que se precisa en el estudio de las Sagradas Escrituras es considerar que toda verdad, toda enseñanza, todo sabio consejo proveniente de la Palabra de Dios, incluyendo todas las profecías, giran en torno a la persona y a la obra pasada, presente y futura de Jesús, el Cristo, nuestro Salvador. Desde la creación hasta la restauración, toda la Biblia nos da testimonio de nuestro Señor.
“Estudien las Escrituras” –exhortó el Salvador-, pues “son ellas las que dan testimonio en mi favor”. Y agregó: “Si le creyeran a Moisés, me creerían a mí, porque de mí escribió él” (Juan 5: 39, 46, NVI). Y, según lo que el evangelista Lucas dejó registrado, Jesús aseguró a sus discípulos que desde los libros de Moisés y siguiendo por todos los libros históricos, los salmos y los libros de los profetas, todos los pasajes de las Escrituras hablaban de él y “que había de cumplirse todo lo que está escrito de mí –dijo el Salvador- en la ley de Moisés, en los libros de los profetas y en los salmos” (Lucas 24: 27, 44, TLA).
El consejo del espíritu profético nos advierte a no separar a Cristo de las Escrituras, sino más bien estudiarlas desde una perspectiva cristocéntrica. Elena G. de White declaró: “Sí, la Biblia entera nos habla de Cristo… Si deseas conocer al Salvador, estudia las Santas Escrituras”.[17]
8.    Finalmente, el método bereano de investigación bíblica formaba misioneros. Lo que más destaca en la actitud de los bereanos fue que no se conformaron con las enseñanzas del apóstol Pablo sino que ellos mismos quisieron descubrir personalmente que “estas cosas eran así” y no se conformaron con estudiar la Biblia sólo el sábado sino que “cada día” (Hechos 17: 11, RVR60). Fue esta misma actitud que produjo que muchos en Berea aceptaran el evangelio y se convirtieran del judaísmo al cristianismo, de prosélitos judíos a discípulos cristianos. Lucas nos informa que “no pocos hombres” y “mujeres griegas de distinción” (Hechos 17: 12, RVR60) creyeron las verdades del evangelio. Entre éstos conversos estaba el hermano Sópater.
Sópater tenía las mismas virtudes de sus hermanos bereanos, de tal manera que cuando la iglesia de Berea debió comisionar a alguien para representarles ante la iglesia de Jerusalén no dudaron en elegir a Sópater para esta tarea y Pablo, sin lugar a dudas, estuvo de acuerdo con esta elección de tal manera que permitió que le acompañara desde Corintio hasta Jerusalén, de regreso de su tercer viaje misional, junto a Timoteo de Listra, Trófimo y Tíquico de la provincia de Asia Menor, Aristarco y Segundo de Tesalónica y Gayo de Derbe (cf. Hechos 20: 4) con los recursos recaudados para ir en auxilio de la iglesia en Jerusalén.
Dice la inspiración: Cada verdadero discípulo nace en el reino de Dios como misionero”.[18] Y agrega: “Una persona verdaderamente convertida no puede vivir una vida inútil y estéril”.[19]

Un bereano ejemplar
En conclusión, podemos decir que nuestro hermano Sópater se transforma en el bereano ideal. Aunque es “pariente” o, más bien, compatriota de Pablo (cf. Romanos 16: 21), Sópater se ha granjeado su propia fama por ser parte del respetado grupo de bereanos cuya nobleza de carácter aún se comenta hasta el día de hoy. Como buen bereano, Sópater también fue un estudioso diligente de las Escrituras y cada día buscaba personalmente a Cristo en ellas. No se conformaba con un estudio superficial, sino que escudriñaba los sagrados escritos verificando por sí mismo las enseñanzas de los apóstoles. Por sobre todo, Sópater era un misionero que no solo se quedó con la teoría de la verdad, sino que llevó a la práctica lo aprendido convirtiéndose en un misionero, compañero del más grande apóstol que hayamos conocido. Su espíritu misionero le impulsó a llevar con sus propias manos el aporte de su iglesia en Berea para sus hermanos en Jerusalén.
La iglesia necesita más hombres y mujeres como Sópater. Hombres y mujeres que lleven a la práctica el resultado de su estudio personal. “Doquiera se proclaman las verdades del evangelio, los que desean sinceramente hacer lo recto son inducidos a escudriñar diligentemente las Escrituras. Si en las escenas finales de la historia terrenal, aquellos a quienes se proclaman las verdades probatorias siguieran el ejemplo de los bereanos, escudriñando diariamente las Escrituras, comparando con la Palabra de Dios los mensajes que se les dan, habría un gran número de leales a los preceptos de la ley de Dios donde ahora hay comparativamente pocos”.[20]
Gracias, hermano Sópater, por tu ejemplo. Algún día tendré el honor de conocerte, cuando, al pie del árbol de la vida, continuemos escudriñando los designios infinitos del plan de salvación.



[1] Víctor A. Jofré Araya (2018), Mg. Ed. Religiosa. Actualmente se desempeña como Inspector General del Colegio Adventista de Copiapó, Chile.
[2] Las versiones de la Biblia usadas en este artículo son: Reina Valera Revisión 1960 (RVR60), Reina Valera Contemporánea (RVC), Nueva Versión Internacional (NVI), Traducción en Lenguaje Actual (TLA), Dios Habla Hoy (DHH), Nueva Traducción Viviente (NTV).
[3] Elena G. de White, Los Hechos de los Apóstoles (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2015), p. 190.
[4] Elena G. de White, Testimonios para los Ministros (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2013), p. 121.
[5] Elena G. de White, La Educación (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2014), p. 123. Véase también Elena G. de White, Testimonios para la iglesia (Miami, Florida: Asociación Publicadora Interamericana, 2009), tomo 6, pp. 403, 407.
[6] Elena G. de White, La Educación (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2014), p. 189.
[7] Elena G. de White, Testimonios para la iglesia (Miami, Florida: Asociación Publicadora Interamericana, 2009), tomo 5, p. 199.
[8] Elena G. de White, El Camino a Cristo (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2014), p. 47.
[9] Elena G. de White, Los Hechos de los Apóstoles (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2015), p. 190.
[10] Elena G. de White, Testimonios para la iglesia (Miami, Florida: Asociación Publicadora Interamericana, 2009), tomo 3, pp. 217, 413.
[11] Elena G. de White, Testimonios para la iglesia (Miami, Florida: Asociación Publicadora Interamericana, 2009), tomo 5, p. 246.
[12] Elena G. de White, Los Hechos de los Apóstoles (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2015), p. 190.
[13] Elena G. de White, Los Hechos de los Apóstoles (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2015), p. 191.
[14] Elena G. de White, Testimonios para la iglesia (Miami, Florida: Asociación Publicadora Interamericana, 2009), tomo 8, p. 169.
[15] Elena G. de White, La Educación (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2014), pp. 123, 124, 190.
[16] Elena G. de White, Los Hechos de los Apóstoles (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2015), p. 190.
[17] Elena G. de White, El Camino a Cristo (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2014), p. 46.
[18] Elena G. de White, El Deseado de todas las gentes (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2014), p. 162.
[19] Elena G. de White, Palabras de vida del Gran Maestro (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2014), p. 223.
[20] Elena G. de White, Los Hechos de los Apóstoles (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2015), p. 190.