BIENVENIDOS

Este blog tiene como propósito compartir con mis alumnos y amigos ideas y artículos relacionadas con el mundo de la Religión, la Psicología, la Filosofía y la Educación.

jueves, 17 de enero de 2013

DÉFICIT ATENCIONAL... UN MITO EVITABLE


Fin al mito del Déficit Atencional

Fin al mito del Déficit Atencional
0
Share
Uno de los grandes mitos que lucho por derribar es el del Déficit Atencional, un trastorno que si bien existe se ha convertido en una etiqueta que le colocamos cada vez a más y más estudiantes.
Veamos, el déficit atencional biológico implica por definición que nuestros hijos no pueden mantenerse concentrados en ninguna cosa por mucho tiempo ya que están biológicamente limitados. Según definición del Ministerio de Educación, el déficit atencional (DA), es una condición que produce alteraciones en la capacidad de atención y de concentración y se manifiesta en niños/as con inteligencia normal. Bajo esta definición hemos metido más y más niños al mismo saco y hoy día puedo dar fe que hay colegios donde hay más de un 70% de niños diagnosticados con el Trastorno de DA, entonces me pregunto ¿cómo puede ser que en una o dos décadas se haya elevado tan rápidamente el nivel de DA? ¿Habrá aparecido un nuevo virus o algo parecido? o simplemente, ¿será que el mundo ha cambiado?
Los invito a hacerse la siguiente pregunta, tenga o no su hijo déficit atencional:
¿Cuánto tiempo es capaz su hijo(a) de mantenerse concentrado y enfocado en la pantalla de un computador, en el celular o videojuegos? ¡Horas! Es la respuesta que me dan los padres con hijos con supuestos “problemas de concentración” o “DA” en los talleres que realizo cada fin de semana. ¿Pero cómo? Por definición un niño con TDA no podría estar por mucho tiempo concentrado en ninguna cosa, por lo tanto tampoco podría hacerlo frente a un computador. ¿Entonces qué ocurre? La diferencia está en que los computadores y nuevas tecnologías sí saben estimular, utilizan colores, imágenes, sonidos y sobre todo interacción con los niños, los hacen participar, los involucran en un aprendizaje activo, justo lo contrario de lo que hacemos en el colegio.
En mi opinión, duela a quien le duela, el 90% de los niños y jóvenes diagnosticados con TDA hoy día, están “sobre diagnosticados”.
Resulta que nuestro sistema educacional actual fue desarrollado hace más de  100 años, desarrollado para una generación distinta de niños y centrado en la entrega de información de manera pasiva. Hablamos de aprendizaje pasivo cuando alguien da una charla, una persona habla mientras la otra escucha y recibe esa información pasivamente.
Este sistema probablemente funcionaba con estudiantes que nacieron en el mundo de los años 50, pero hoy día la generación del siglo XXI son niños que nacieron en un mundo totalmente distinto, son niños híper estimulados, niños que a los 4 años ya saben manejar celulares, computadores, Ipad, etc. El problema es que a estos niños los seguimos colocando en una sala de clases bajo el mismo sistema de hace ¡60 años! ¡Vaya sorpresa! Niños híper estimulados no se pueden adaptar a un sistema con cero estimulaciones. A mi parecer ellos no son el problema.
Para combatir este problema hay dos partes de la solución. Por un lado nosotros, los padres, debemos darle a nuestros niños herramientas para que aprendan a estudiar en forma estimulante y efectiva. Por otro lado, como sistema educacional debemos adaptarnos a esta nueva generación de jóvenes buscando nuevas herramientas de enseñanza activa que se adapten a esta nueva generación de estudiantes.
El otro camino es seguir como estamos, asumiendo que la nueva generación es el problema, que nuestro sistema está correcto y adaptarlos al sistema medicándolos. Para este camino NO cuenten conmigo.
¡Necesitamos adaptarnos, hay que dar la alerta, cuidado con los medicamentos! ¡Tienen efectos secundarios!
Los invito a ver mi video de herramientas de aprendizaje, donde enseño herramientas de aprendizaje en una forma dinámica y entretenida. Más información aquí 

¡VAMOS QUE SE PUEDE!


Publicar un comentario