BIENVENIDOS

Este blog tiene como propósito compartir con mis alumnos y amigos ideas y artículos relacionadas con el mundo de la Religión, la Psicología, la Filosofía y la Educación.

viernes, 6 de abril de 2012

Pablo y Marcos


Pablo: de exclusivista a inclusionista[1]

“Toma a Marcos, y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio” (2 Timoteo: 4: 11).

Juan Marcos no lo podía creer. Si no hubiese leído con sus propios ojos la carta que su compañero Timoteo le estaba mostrando, él no lo hubiese aceptado. La carta decía: “Timoteo, cuando vengas a verme, trae a Marcos contigo pues me es útil para el ministerio”. Las manos de joven misionero temblaban mientras leía el ajado manuscrito.

Era el apóstol Pablo quien requería de su presencia y le urgía su asistencia en Roma. Esta solicitud era por demás extraña, pero sin lugar a dudas interesante, pues el apóstol, ya anciano y preso, estaba quizás ya próximo a morir. En otras líneas de la misma carta, Timoteo le había leído a Marcos: “Yo sé que estoy para ser sacrificado y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe” (2 Timoteo 4: 6, 7). Antes morir, el viejo paladín de la verdad evangélica, quería estar con aquellos que consideraba útiles en la obra del ministerio evangélico. Pero el pedido era más interesante aún pues, años atrás, el mismo apóstol no había considerado a Juan Marcos para acompañarles como ayudante de él y de su tío Bernabé en su segundo viaje misionero. Bernabé quería llevarlo, pero Pablo no.

¿Qué había sucedido? Marcos lo recordaba muy bien. En un viaje anterior junto a Pablo y Bernabé, siendo aún muy joven y aunque anhelaba en su corazón dedicarse por entero a la obra del evangelio, Juan Marcos había decidido volver a Jerusalén y no continuar el viaje de la comitiva a través de Asia Menor. Fue su misma juventud e inexperiencia, la añoranza de la comodidad del aposento alto de su hogar en Jerusalén junto María, su madre, y no querer enfrentar penurias ni desazón, lo que hizo a Marcos desistir del ministerio evangélico (Véase Hechos 12: 12, 25; 13: 4, 5, 13). Lucas nos comenta que hubo tal desacuerdo entre ambos líderes, que se apartaron el uno del otro tomando caminos opuestos. Bernabé tomó a Marcos y navegó a Chipre. Pablo escogió a Silas y salió a Asia Menor, “encomendado por los hermanos a la gracia del Señor” (Hechos 15: 36-41).

Sin embargo, el tiempo había pasado y ambos, Pablo y Juan Marcos, habían madurado. Pablo aprendió a no hacer acepción de personas y aceptar a todos con sus fortalezas y debilidades. Aprendió a ser como Bernabé, un cristiano de espíritu inclusivo, que dio una segunda oportunidad al que había errado. Marcos aprendió que el ministerio no siempre se torna fácil y que la comodidad del hogar temporal no se compara con la gloria de las mansiones celestiales que perduran por la eternidad. Pablo aprendió a ser inclusivista. Marcos aprendió a ser usado por Dios y a ponerse al servicio de sus instrumentos.

“Esta deserción de Marcos indujo a Pablo a juzgar desfavorable y aun severamente por un tiempo a Marcos.  Bernabé, por otro lado, se inclinaba a excusarlo por causa de su inexperiencia.  Anhelaba que Marcos no abandonase el ministerio, porque veía en él cualidades que le habilitarían para ser un obrero útil para Cristo.  En años ulteriores su solicitud por Marcos fue ricamente recompensada; porque el joven se entregó sin reservas al Señor y a la obra de predicar el mensaje evangélico en campos difíciles.  Bajo la bendición de Dios y la sabia enseñanza de Bernabé, se transformó en un valioso obrero”.[2] Antes de la muerte de Pablo, Marcos le era “útil para el ministerio” (2 Timoteo 4: 11). 

Señor Jesús, pongo mi vida y mis talentos a tu servicio. Permíteme ver a todos como útiles en los ministerios de tu iglesia. Quisiera también leer de tu parte que soy “útil para el ministerio”.



[1] Víctor Jofré Araya (2012), Teólogo Bíblico y Profesor de Educación Religiosa, Magíster © en Educación Religiosa (AIIAS). Actualmente se desempeña como Profesor de Educación Religiosa en el Colegio Adventista de Iquique, Chile.
[2] Elena G. de White, Los Hechos de los Apóstoles, p. 138.
Publicar un comentario